La Rioja
img
Autor: Rosamrol
La sonrisa de Owen
img
Rosa Roldán | 22-01-2016 | 9:12| 0

Los gatos, como cualquier otro ser vivo, también se ponen malitos. Los síntomas de enfermedad en un gato suelen, ser muy sutiles por lo que, hay que ser un observador cuidadoso para detectar a tiempo cualquier problema. Normalmente un gato enfermo, se mueve menos para evitar el dolor y suele pasar más rato en el mismo sitio sin querer interaccionar con nadie.

 

Como propietario y mejor conocedor de tu animal, eres la primera persona en detectar que algo no marcha bien puesto que, ves al gato día a día, lo alimentas y mantienes limpio el cajón de arena. También sabes donde le gusta dormir, la frecuencia de su acicalado, el estado del pelo y el tono físico en general. Eres el único que entiende sus maullidos en todas sus tonalidades, conoces sus juguetes favoritos y sus rutinas diarias.

 

Más que cualquier otra persona, eres quien mejor sabe si tu gato se comporta de forma normal. Tu capacidad de observación es la primera garantía de la salud de tu gato e, incluso, a veces, de salvarle la vida. Ante cualquier síntoma que comprometa su salud, nuestro gato ha de ser revisado por el veterinario. Si se descartan los problemas físicos, deberemos valorar el estado emocional de nuestro gato y si le estamos proporcionando un ambiente enriquecido, buena alimentación y un tiempo de calidad con nosotros. Tu gato necesita algunas cosas básicas para vivir pero, sobre todo te necesita a ti.

 

Os dejamos algunas pistas de en qué detalles debemos prestar especial atención:

 

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/mi-gato-est%C3%A1-raro/

 

IMG_1397

 

Owen, el compi felino de Elena Recio vuelve a sonreír y a jugar gracias a la rapidez, desvelos y cuidados de su mamá humana que, al primer síntoma se puso manos a la obra y sigue día a día en ello. Tras varias intervenciones, recuperaciones y recaídas y gracias a la labor incansable de profesionales veterinarios de la talla de Alejandro Valls Marco de Clínica Valls, Belen Montoya Jimenez de Gattos Centro Clínico Felino y de Luis García de Clínica Veterinaria Ejea se va viendo algo de luz al final del túnel.

 

http://alacarta.aragontelevision.es/programas/la-madriguera/cap-141-20012016-2132

 

En el vídeo que acompaña la imagen de Owen, un reportaje de La Madriguera sobre los beneficios del uso del láser terapéutico en este tipo de intervenciones y posterior recuperación. Mucho ánimo y mucha fuerza, pareja. Os la merecéis!!!!!!!

Ver Post >
Trabajo de discriminación de señales y Norte buscando hogar
img
Rosa Roldán | 19-01-2016 | 8:59| 0

Cuando empiezas a trabajar con tu perro, llega una etapa dentro de la educación básica, donde el animal ya conoce varias señales (sienta, tumba, patita…) pero es más que probable que las confunda si no las tiene suficientemente interiorizadas y, ante la promesa de comida o juego, te ofrezca todo el repertorio de habilidades que conoce, independientemente de la que le hayas pedido (el perro sabe que en una de ellas, seguro que acierta).

 

Esto no quiere decir que tu perro sea testarudo o desobediente. Simplemente, necesita practicar más para aprender a discriminar entre lo que ya conoce y para eso, precisa de tu ayuda. Sesiones cortas de entrenamiento, progresivas, ayudándolo al principio e introduciendo, poco a poco, más dificultad, a medida que el perro aprende. No debemos perder de vista que lleva tiempo y, a veces, deberemos rebajar la exigencia, si vemos que, nuestro perro, no termina de pillar lo que queremos….

 

Disfruta del tiempo con tu perro. Aprender es el primer paso para ambos pero no el último. Con la práctica se logra perfeccionar ese aprendizaje inicial y se consolidan aquellas conductas que nos interesa reforzar. Y no olvides que siempre hay cosas nuevas por aprender juntos!!! El límite está en tu imaginación.

 

Norte, el protagonista del post es un cachorro en torno al año de edad increíblemente inteligente que llegó lleno de miedos que se va sacudiendo a medida que pasan las semanas. Se lleva bien con otros perros y también con gatos.  Ahora necesita una familia y un hogar definitivo donde seguir aprendiendo.

 

Si quieres verlo en vivo y en directo haz click aquí.
https://www.youtube.com/playlist?list=PLADDNXsA5LK4QCiv5b59GMVN6sym7FPMH

 

Contacto: dan.asociacion@gmail.com

 

12043103_10200870289637645_6133357376379986490_n

Ver Post >
Ritual de aseo felino y Chico en adopción
img
Rosa Roldán | 18-01-2016 | 12:10| 0

Si alguna vez os fijáis bien en el ritual de acicalamiento de un gato, comprobaréis que siguen un orden concreto. El gato se instala sentado y comienza por lamerse los labios. A continuación, humedece el lateral de una pata y se lava la parte de la cara correspondiente a ese lado nariz, ojos y orejas. Repite la secuencia en el otro lado.

 

Cuando la cara está limpia, empieza por las patas delanteras, hombros y laterales. A continuación, se centra en las patas traseras, primero la parte exterior y luego la parte interior seguido de la zona genital. El proceso concluye con el acicalamiento de la cola, empezando por la base hasta llegar a la punta.

 

Hay zonas donde el gato no puede llegar por sí solo, como por ejemplo, detrás de las orejas y en la base del cuello. Por eso, le encanta que le acariciemos en esos puntos aunque también agradece que otros gatos amigos, se encarguen de la limpieza de esas zonas.

 

Chico es un gato genial, todo un bombón con un carácter increíble y muy sociable tanto con personas, perros como con otros gatos. Vive en acogida con otra gatita también adoptada con la que se lleva así de bien.

 

Contacto: dan.asociacion@gmail.com

 

 

Si quieres ver más fotos o vídeos pincha en:

 

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.763977340338776.1073741919.451669658236214&type=3

 

Ver Post >
Identificando el buen juego
img
Rosa Roldán | 14-01-2016 | 9:19| 0

Cuando los perros interactúan puede que jueguen o se enfrenten. Comprender la diferencia entre conductas, nos ayuda a entender y saber si necesitamos intervenir o no. Aunque no hay directrices sólidas podemos apuntar algunas que recoge el autor James O ´Heare.

 

En un juego adecuado, ambos perros tienden a usar sutiles señales de comunicación como la reverencia de invitación, o las miradas rápidas (mirando de reojo al otro animal y que se puede identificar si nos fijamos, ya que se puede ver el blanco del ojo)

 

La señal principal de que el juego es adecuado es que todos los perros participan y consienten. Podemos verlos intercambiando roles de perseguidor-perseguido, haciendo paradas frecuentes o jugando con la boca como si les fuera la vida en ello sin llegar a rozar la piel con los dientes.

 

Apoyar la cabeza en el lomo del otro perro, apoyar las patas contra el cuerpo del oponente o los intentos de monta (incluso entre hembras) son otros tipos de juego que pueden observarse. Sin embargo, si se repiten de manera persistente o violenta, pueden envenenar el juego y conviene tener identificado qué le gusta y qué no a nuestro perro y hasta qué punto puede tolerar determinadas cosas. (De ahí la importancia de que el juego, para que sea bueno para todos los participantes, debe ser consentido)

 

Por ello, debemos estar atentos a las señales que nos indican que el juego se está yendo de las manos. Si uno de los perros es siempre perseguido y solo corre intentando escapar, conviene separar a los perros empezando, si es posible, por el perro perseguidor. En todo caso, debemos hacer una parada y rebajar tensión. Si a continuación ambos perros deciden retomar el juego, estaban a gusto. Si uno de ellos intenta escapar o esconderse, es mejor parar la actividad y dejarlo para otra ocasión.

 

Las vocalizaciones (gemidos, gruñidos, chillidos…) también ayudan a identificar lo que es permisible de lo que no. Si un perro gime puede deberse a un accidente (porque el oponente ha sido brusco) o a que el juego está degenerando en una confrontación subida de tono.

 

Normalmente, cuando uno de los perros provoca que el otro termine en el suelo gimiendo (caso relativamente frecuente de los cachorros y perros jóvenes cuando incitan a jugar a perros adultos que no están por la labor de seguirles el ritmo), la respuesta normal es que el perro que causó el gemido o revolcó al perro, se “disculpe” rápidamente, retirándose y dejando distancia entre ambos y/o mostrando comportamientos cut off (a modo de apaciguamiento) también conocidas como señales de calma, tales como girar la cabeza o/y el cuerpo, olfatear, lamerse los labios, bostezar…

.

Si el perro que provoca la situación no ceja en su conducta, conviene parar la situación, llamarlo o retirarlo si está muy excitado y alejarlo momentáneamente.

 

Por otro lado, la escala de intensidad de las vocalizaciones también nos puede dar valiosas pistas. El gruñido es normal en el juego, pero si baja de tono y se vuelve profundo, puede que la situación se esté tornando tensa. Si las vocalizaciones se hacen más fuertes, frecuentes o aumentan en intensidad (los gemidos y gruñidos se producen en intervalos cada vez más cortos, se tornan más graves y casi no hay ladridos) la excitación está aumentando y puede descontrolarse.

 

En ese caso, separémoslos unos segundos (podemos llamarlos) y observemos si ambos quieren seguir jugando o no. La pausa también ayudará a bajar el nivel de tensión y excitación.

 

Lo ideal es que nuestro perro aprenda a jugar de forma efectiva. Si rompe las reglas del juego canino, lo ideal es que sepa disculparse adecuadamente y aceptar las disculpas de otros perros. El juego y los conflictos que pueden surgir durante su desarrollo pueden ser buenos si el perro los aprende a manejar bien y por eso conviene dejar que jueguen bajo supervisión. El enfrentamiento y la lucha nunca enseña nada positivo al perro así que, si notamos que la intensidad aumenta o que un enfrentamiento no se resuelve rápida y apropiadamente, debemos intervenir como garantes que somos de la seguridad de nuestro perro.

 

Los protagonistas de la entrada son Tomas (pastor alemán adulto) y Chelu (mestizo mediano de 2 años y medio aprox.) Activos, juguetones y cariñosos buscan familia y hogar.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com

 

IMG_4453

Ver Post >
Vuelta al cole con tu perro y Greta en busca de un hogar
img
Rosa Roldán | 11-01-2016 | 10:53| 0

Simplificando mucho la Teoría del aprendizaje, los perros repiten los comportamientos que implican algún tipo de refuerzo y tienden a desistir de aquellos que no le suponen ninguna gratificación. En ocasiones, el entorno o la misma familia refuerzan la mala conducta de nuestro perro, aunque nosotros no busquemos ese objetivo. Por ejemplo, llevas semanas trabajando para que tu cachorro deje de saltar encima de la gente, puesto que ahora es pequeño pero, cuando llegue a adulto tendrá una envergadura importante pero, cuando sales al parque, siempre hay algún vecino al que no le importa y, hasta se lo pide, porque le “encantan los perros”. Es lo que llamo boicot del parque, puesto que confundimos al perro y mucho trabajo anterior, se va por la borda en un instante.

 

En otras ocasiones, nosotros mismos reforzamos por accidente la conducta del perro, por ejemplo, cuando le permitimos que tire hacia delante, aun cuando la correa va tensa hace mucho rato.

 

Por último, hay situaciones que no podemos controlar del todo. Por ejemplo, salir corriendo tras un gato, una bicicleta o un corredor puede ser muy divertido para el perro, pero comprometido para nosotros pero, sobre todo, para la seguridad del animal. En esos momentos, nos ponemos nerviosos y, en la mayoría de los casos, llamamos gritando a nuestro perro que, hace caso omiso de nosotros.

 

Por tanto, tenemos que tener claro que, las dos principales maneras de romper con las conductas problemáticas de nuestro perro son retirar cualquier tipo de refuerzo consciente o inconsciente de esa conducta y, sobre todo, darle una alternativa a cambio.

 

Todo este proceso requiere de una inversión de tiempo y paciencia pues hay que supervisar con celo las conductas que nos presenta nuestro perro (tanto las que no nos gustan como las que sí) para recompensar las que nos interesan, en su caso.

 

Practicando el paseo….

 

Por ejemplo, cuando nuestro perro tira de la correa, además de observar la conducta del animal para buscar alternativas, es igualmente relevante estudiar nuestro propio lenguaje corporal (podemos pedir ayuda a alguien o, incuso, grabarnos en vídeo) ya que, en muchos casos, no hay conexión entre perro y persona o el propio guía por inexperiencia o por malas experiencias previas (el perro tira en cuanto ve algo que le interesa), transmite su propia tensión al animal a través de la correa.

 

Por ello, es imprescindible aprender a usar nuestro movimiento corporal para guiar adecuadamente a nuestro perro, buscando su mirada e implicación en el juego del paseo y logrando mediante la práctica que la correa dibuje una ligera “sonrisa”, señal inequívoca de que se camina sin tensión.

 

Practicar de forma tutelada y gradual aquello que quieres mejorar con tu perro, por ejemplo el paseo o la llamada, te permite supervisar la situación de principio a fin y ofrece al animal, la posibilidad de trabajar en un entorno seguro y controlado para aprender a gestionar de manera diferente, situaciones rutinarias.

 

El próximo domingo 17 iniciamos la segunda edición del Programa Ciudadano Canino Ejemplar

 

http://perrygatos.es/perros/ciudadano-canino-ejemplar/

 

y 23 de Enero tenemos una nueva oportunidad de practicar paseo y llamada en nuestro Taller más popular.

 

http://perrygatos.es/perros/paseo-y-llamada/

 

Greta es una preciosa perrita de tres años y medio, recogida por la perrera de Logroño donde espera una oportunidad. Como otros tantos, solo necesita un poco de paciencia y cariño para sacudirse el miedo y timidez inicial… Buscamos para ella un hogar.

Te animas a ayudarla acogiendo, adoptando o, simplemente difundiendo?

 

Si puedes adoptar, acoger o apadrinar a Greta, escribe un mail a:

 

dan.asociacion@gmail.com

 


Ver Post >