La Rioja
img
Categoría: Educacion
Juegos de gatos

Observa cómo tu gato disfruta y juega. Se creativo y sorpréndelo. Ofrécele diferentes opciones de juego y cámbialas con regularidad para que tu gato no se aburra y desarrolle toda su inteligencia.

 

En casa hay un montón de cosas susceptibles de convertirse en juguetes para nuestro gato. Les encantan las bolas de papel normal o las de papel de aluminio, los paños de cocina colgados, los rollos de cartón de papel de cocina, etc. ¿Qué gato casero no ha jugado con el rollo de papel higiénico recién puesto, tapizando de trocitos el suelo de nuestro cuarto de baño?

 

Las cajas de cartón suponen un juguete estupendo y muy económico. Si la caja tiene el tamaño adecuado para que el gatito quepa dentro, se convierte en un escondite extraordinario para acechar o en una zona de descanso increíble ya que les proporciona seguridad e intimidad.

 

Una simple caja de cartón cerrada con cinta de embalar y a la que hayamos practicado varios agujeros, puede convertirse en un comedero interactivo ya que precisa del esfuerzo de nuestro gato para atrapar la comida.

 

Aunque hay gatos que no se juntan nunca a otros gatos a pesar de vivir en el mismo hogar, hay otros gatos que no saben vivir solos y que buscan a sus compañeros para todas las actividades del día a día, incluido el juego.

 

Tanto el juego como el descanso tras él, es una forma de complicidad y afecto que merece la pena disfrutar con nuestro gato. Y sentirse querido y aceptado por nuestro gato es una sensación muy especial.

 

VTAC8959

Ver Post >
El aprendizaje empieza en casa

A la hora de enseñar algo nuevo a un perro, la recomendación general dice que debemos comenzar el aprendizaje en un ambiente neutro y sin distracciones, y sólo cuando el perro responde de forma fiable en ese ambiente, iremos introduciendo progresivamente distracciones y modificaremos el ambiente, hasta alcanzar la situación real en la que necesitamos ese comportamiento por parte de nuestro animal.

Cuando enseñamos a un perro a caminar sin tensión en la correa, solemos olvidar esta recomendación y únicamente practicamos cuando salimos a la calle donde existen muchas distracciones de lo más interesantes para nuestro animal. Luchamos contra todo un universo de estímulos y competimos por ser lo más interesante cuando, no debemos perder de vista que, en la calle, todo es llamativo y nuestro perro puede tirar de nosotros porque sabe que llega al parque donde están sus amigos, porque hay algo delante o por cualquier motivo que se nos escapa… Por eso, es recomendable empezar a caminar con correa en casa, para que se convierta en un hábito más para nuestro perro y no solo sea cosa de la calle. Dentro del hogar será mucho más fácil que el perro se concentre en nosotros, sea capaz de hacerlo bien y recibir premios por ello además de ir reforzando la idea de lo que le pedimos.

La recomendación es practicar, practicar y practicar para que se convierta en una rutina más.

 

img_7107

 

Ver Post >
Qué necesita mi gato

Para que el gato viva en buenas condiciones, en el entorno doméstico, ha de tener cubiertas sus necesidades básicas de comportamiento que principalmente se resumen en la exploración y la búsqueda de alimento y que deben ser tenidas en cuenta a la hora de adaptar o modificar el ambiente en el que vive el animal.
Es importante aumentar el espacio por donde puedan trepar, colocando plataformas, rascadores y escaleras… Aunque tengan bastante espacio, renovarlo de vez en cuando es bueno, ya que tendrán más curiosidad por los sitios nuevos. Suelen gustarles los lugares altos para vigilar todo y refugiarse, si lo necesitan, ya que les proporciona sensación de seguridad mientras cotillean lo que pasa a su alrededor.
Para estimular la conducta exploratoria en gatos más bien apáticos o vagos, o canalizarla en gatos activos, podemos optar por esconder la comida a lo largo del “territorio”. Esto le obligará a explorar y buscarla cuando sienta hambre, a lo largo del día, evitando que la actividad se limite a ir hasta el comedero y comer, como pasa en muchos casos. Recordemos que nuestro gato realiza muchas pequeñas comidas diarias y, de esta forma, contribuimos a mantenerlo entretenido ganándose la comida.
También es bueno colocar juguetes que estimulen al gato a cazar, y por supuesto, que nosotros juguemos con ellos un rato todos los días pero nunca con las manos. Toda la actividad de caza ha de ir dirigida contra los juguetes.
Estas medidas contribuyen a que el gato esté activo, libere energía de forma positiva y no acumule estrés.

Ver Post >
Educar en sociedad y adiestrar para mejorar

Los perros son animales sociales y con una tendencia natural a querer agradar. Es nuestra responsabilidad, enseñarles cómo manejarse en este mundo para disfrutar de una mejor convivencia.

 

A través de la educación, aprovechamos la natural tendencia del perro a vivir en sociedad para fijar aquellos comportamientos que nos interesan mediante refuerzos agradables para él y extinguir, mediante la falta de refuerzo, aquellos otros que, aunque pertenezcan a la naturaleza del perro, (saltar, lamer…) pueden llegar a ser desaconsejables para la convivencia con el ser humano. Es decir, vamos a enseñarle normas básicas como dónde eliminar, si puede o no subirse a la cama o al sofá, cómo recibir a las visitas….. Y debemos ser coherentes. No vale dejarlo subir a la cama cuando es cachorro y, luego de adulto, chillarle por lo mismo.

 

La segunda etapa está conformada por la obediencia que consiste en fijar y poner señal a determinadas situaciones como sienta, tumba, junto, suelta…

 

Y hay que decir que los perros son extremadamente listos. Nadie enseña a sentarse a un perro. Todos los perros saben sentarse de serie y tumbarse y muchas cosas más. Lo único que hacemos es fijar ese comportamiento a través de premios (refuerzos positivos normalmente de comida) y le asociamos una señal ya sea gestual o de voz, para que el perro sepa distinguirla y pueda repetirla a nuestra petición.

 

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones/educaci%C3%B3n-o-adiestramiento/

 

WMKT5151

Ver Post >
Niños y perros

La clave para que la relación entre perros y niños dentro y fuera de casa esté marcada por el respeto entre ambos, radica en la supervisión y la educación (nunca en el miedo ni las prohibiciones). Por eso, es importante enseñar a los niños a acercarse, saludar e interactuar de manera segura con los perros.

 

Aquí van algunas recomendaciones para los peques de la casa

  • Camina de manera calmada y relajada en el momento de acercarte al perro. En otras palabras, los niños NO deben acercarse corriendo hasta el perro, ya que podrían asustarlo.
  • Saluda a la persona que camina con el perro y pregúntale si puedes acariciarlo. Ella lo conoce y te dirá si al perro le gusta o no.
  • Cuando te hayan dado permiso para saludar al perro, asegúrate de no inclinarte mucho sobre él. Mantén tu cuerpo de lado y acarícialo de manera suave y amable. Ten cuidado de no incomodarlo con abrazos fuertes, besos o caricias bruscas.
  • Respeta siempre el espacio del perro y no lo invadas. Debes evitar aproximarte a saludar a un perro que está dentro de un coche o que lleva un juguete, un hueso o está comiendo. Puede interpretarlo de forma errónea como una agresión.
  • No mires fijamente al perro a los ojos, ya que podría sentirse amenazado por ello. Míralo desde el lateral y enseguida observarás, si está alegre de verte y quiere interactuar contigo. Si ves que está asustado o agresivo… por favor NO te acerques y sigue tu camino.

 

Ten presente que algunos perros, por muy simpáticos que parezcan, no se sienten cómodos con niños a su alrededor, por lo que debes aprender a leer las señales de incomodidad que el perro muestra a través de su lenguaje corporal y que la mayoría de las veces por ser tan “sutiles” pasan inadvertidas o son interpretadas erróneamente.

Estas son algunas:

  • Bostezar, sin tener hambre o sueño, cuando los niños están cerca significa que no está cómodo con la situación.
  • Girar la cara o, incluso el cuerpo, cuando lo van a abrazar, indica que el perro no quiere nada con ese niño y está pidiendo salir de esa situación.
  • Lamerse los labios, cuando los niños lo abrazan o tocan, significa que le producen ansiedad o estrés. No lo interpretes como si el perro estuviera relamiéndose de gusto.
  • Aguantar la respiración, es decir, cerrar la boca es un indicativo de que no está conforme con la situación y podría molestarse.
  • Retirarse, por no decir huir del niño e irse a un sitio seguro, es una señal inequívoca de que no quiere interactuar con los niños.

 

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones/armon%C3%ADa-ni%C3%B1os-y-perros/

 

IMG_7480

Ver Post >
Ordenando conceptos

Los humanos tenemos tendencia a humanizar todo y los perros, no están exentos de ello. Por una parte, nos ayuda a comprender que los perros tienen sentimientos y necesidades, nos permite empatizar y comprenderlos más fácilmente, contrarrestando las opiniones de los que consideran a los perros, meros seres inferiores, simples y carentes de sentimiento o pensamientos, o incluso objetos.

 

Sin embargo, también es importante comprender que el hecho de que los perros tengan necesidades y sentimientos no implica que sean los mismos que los nuestros.

 

A través de la educación, aprovechamos la natural tendencia del perro a vivir en sociedad para fijar aquellos comportamientos que nos interesan mediante refuerzos agradables para él y extinguir, mediante la falta de refuerzo, aquellos otros que, aunque pertenezcan a la naturaleza del perro, (saltar, lamer…) pueden llegar a ser desaconsejables para la convivencia con el ser humano.

 

Antes de nada, hay que decidir qué esperamos de nuestro perro. Es decir, vamos a enseñarle normas básicas de educación. Dónde eliminar, si puede o no subirse a la cama o al sofá, cómo recibir a las visitas….. Lo que le permitamos en esta etapa, debemos permitírselo siempre. No vale dejarlo subir a la cama cuando es cachorro y, luego de adulto, chillarle por lo mismo.

 

La segunda etapa está conformada por la obediencia que consiste en fijar y poner señal a determinadas situaciones como sienta, tumba, junto, suelta ………

 

Y debemos añadir que los perros son extremadamente listos. Nadie enseña a sentarse a un perro. Todos los perros saben sentarse de serie y tumbarse y muchas cosas más. Lo único que hacemos es fijar ese comportamiento a través de premios (refuerzos positivos normalmente de comida) y le asociamos una señal ya sea gestual o de voz, para que el perro sepa distinguirla y pueda repetirla a nuestra petición.

 

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones/educaci%C3%B3n-o-adiestramiento/

 

IMG_7323

Ver Post >