La Rioja
img
Autor: Burudixe
El débil nunca gana
img
Fernando Sáez Aldana | 16-08-2018 | 6:51| 0

Hace no mucho leí en este periódico un artículo que me reconfortó porque su autor, cuyo nombre lamentablemente no recuerdo, defendía con valentía dos derechos fundamentales en una sociedad que presume de libre y democrática pero que en la nuestra están claramente amenazados: el de concebir cualquier idea y el de poder expresarla. Decía el articulista que una persona tiene todo el derecho no solo a proclamarse socialista, liberal o de derechas sino incluso comunista, franquista o ultra, derechista o izquierdista, sin que los intolerantes de enfrente quieran machacarlo. Estoy de acuerdo, pero hasta los países más democráticos establecen límites legales al derecho a decir lo que te salga.

En Alemania, por ejemplo, negar públicamente el Holocausto es un delito que te puede llevar a la cárcel. Bien. Ahora imaginen que un partido ultraderechista alcanza el poder en uno de sus länder (Estado federado), pongamos Baviera, y que su presidente, un iluminado, niega públicamente el genocidio nazi en el parlamento bávaro. Automáticamente ordenan su detención pero el tipo se mete en un maletero y aparece en la Costa del Sol. El juez alemán solicita su extradición pero como negar la shoah no es delito en España, se lo rechazan. Podemos imaginar la que nos caería encima, pero no que los correligionarios del prófugo se colgaran un lacito color weissbier de la solapa para dejar bien claro que son sus cómplices, y menos aún que Merkel los recibiera en su despacho, ellos con el lacito puesto y ella con su mejor sonrisa para los fotógrafos, demostrando su voluntad de diálogo con delincuentes políticos.

Pero en esta España nuestra huérfana de estadistas de primera y pródiga en politicastros papanatas, buenistas y más flojos que el viento que sopla en la luna, todo es posible. Es posible que partidos que han intentado un golpe de Estado valiéndose de sus propias instituciones no sólo no sean ilegalizados (como el neonazi en Alemania) sino que puedan volver a presentarse y hasta gobernar, aunque hayan perdido las elecciones. Es posible que estos sediciosos que no representan ni a la mitad de los ciudadanos catalanes alardeen de su golpismo exhibiendo el lacito e imponiéndolo en todos los rincones del Principado, como si fuera su finca particular. Y es posible que el presidente de gobierno de España y hasta el mismísimo rey reciban a ese títere bobotorra que odia y denigra cuanto puede a España con su lacito amarillo, que significa me too golpista, venido arriba porque en Alemania no es delito proclamar unilateralmente la República de Baviera (ya que no entra en ninguna cabeza que eso suceda).

Dicen que el criminal nunca gana pero, además de estupidez institucional, la hipercorrección política genera debilidad, y en un pulso el débil siempre lleva las de perder, aunque el criminal sea el otro.

Ver Post >
Pesadilla de una noche de verano (y V). Un mundo casi feliz.
img
Fernando Sáez Aldana | 09-08-2018 | 6:31| 0

Agencia EME, Madrid. Hoy, 24 de diciembre de 2023, se cumple un año del inicio de la llamada Tercera Guerra Mundial que, a diferencia de las dos anteriores, no fue de trincheras ni bombardeos sino tecnológica, aunque más destructiva. El ciberataque masivo lanzado en plena Nochebuena por un ejército inmenso de hackers chinos a sueldo del gobierno de Pekín contra satélites de telecomunicaciones, nubes mundiales de almacenamiento de datos, macroservidores de internet y servicios informáticos de los servicios secretos de las principales potencias occidentales desencadenó un caos planetario que acabó para siempre con todos los sistemas operativos. Las grandes corporaciones de comunicación quebraron, las bolsas de todo el planeta se desplomaron y quien lo tenía perdió su dinero pero, todavía peor que eso, su televisor, su ordenador, su Tablet y su smartphone. La súbita deprivación mundial de internet, telefonía móvil y redes sociales provocó multitud de suicidios de tuiteros, youtuber, influencer y simples enganchados y millones de civiles quedaron afectados por la pandemia llamada mal analógico, una psicopatía incurable por inadaptación al mundo postdigital.

En el aniversario de aquella hecatombe mundial, los supervivientes que lograron superarla parecen gozar de una sorprendente buena salud mental. Cuando quieren enterarse de lo que pasa en lo que queda de mundo leen el periódico o escuchan la radio. Si necesitan comunicarse con algún ser lejano se escriben una carta o lo llaman por teléfono. En el primer caso sólo abren el buzón una vez al día, de lunes a viernes, y en el segundo han de estar pegados al aparato fijo del cuarto de estar, que solo utilizan cuando lo necesitan de verdad. Las nueva generación de neoninis (ni móvil ni tableta ni ordenador ni ná) ha aprendido a leer, a escribir, a jugar, a imaginar e incluso a conversar y a ver el mundo real que los rodea fuera de la pantalla del móvil cuando van por la calle.

Un año después del «Pearl Harbor del siglo XXI», las costumbres sociales han regresado al XX. La gente se mira, se habla, se siente. Las personas han dejado de ser esclavas de la adicción al que fuera llamado teléfono inteligente pero que las volvió más necias, ignorantes y estúpidas a la vez que egoístas, agresivas verbales y narcisistas. Ahora felizmente han vuelto su vista liberada al cielo de nubes y estrellas, al bosque, a la montaña, a la ribera, al mar y sobre todo a los ojos de su prójimo, puerta de entrada de su alma, en busca del privilegiado gozo de vivir en un hermoso planeta del que la tecnología parecía haberles privado para siempre. Hoy, en fin, el mundo es casi tan feliz como pudo serlo hace cincuenta años.

Feliz Navidad.

Ver Post >
Pesadilla de una noche de verano (IV). Limpieza.
img
Fernando Sáez Aldana | 02-08-2018 | 6:44| 0

(9 horas del 27 de mayo de 2025. Sala 38ª del Alto Tribunal de Limpieza Curricular del Ministerio de Anticorrupción y Regeneración Política. Preside la magistrada Purificación de la Calle Torquemada.). Caso nº 1: Solicitud de Pánfilo Manso de Veras del preceptivo Certificado de Limpieza para presentarse a las elecciones federales por el Cantón de Treviño.

MAGISTRADA. Señor Manso, ¿cómo se declara?

INVESTIGADO. Limpio como la patena, señoría.

M. (lo taladra con la mirada). Ahórrese las alusiones litúrgicas. A ver… (rebusca en la montaña de papeles), aquí dice que en la ESO acosó a otro alumno de maristas.

I. (Excitado) ¡¿El Mocos?! Pero señoría, si además de vago y guarro era más tonto que Abundio, pero lo tienes, diputado de Uncidos Pormemos… A ver, sólo le dimos alguna colleja en el recreo… Se ha chivado Vellido, ¿verdad?, está resentido desde que le pisé la concejalía de Urbanismo, y él sí que le cascaba…

M. (Seca). Señor, el anonimato de los denunciantes está garantizado. (Esgrime otro papel) Está documentado que dijo de una compañera de clase (carraspea y traga saliva) que tenía «las mejores tetas de la Facultad» (murmullos y risitas en la sala).

I. Pero señoría, si las de la Venus de Milo no valían nada en comparación, aún conservo una foto suya en top-less, que, a ver, ella lo sabía y las enseñaba…

M. (Propina un martillazo) ¡Cállese! Ordeno un descanso de cinco minutos.

(La magistrada abandona la sala entre codacitos y miradas cómplices, se encierra en el aseo, saca de la toga una petaca de Loewe, se mete un lingotazo de orujo, chasca el paladar, exhala un hondo suspiro y regresa al estrado).

M. Sigamos. (Extrae un tercer escrito de la pila). A ver, un fontanero que aceptó tres años si daba nombres ha firmado que usted aceptó pagarle sin IVA una chapuza en el bidé de su apartamento. ¿Lo justifica también?

I. ¡Qué cabrón! (martillazo) Pero señoría, si me lo propuso él porque así declaraba menos ingresos, si no llegaba a veinte euros, lo hubiese pagado pero no me dio opción… Y encima sigue tragando mal, el bidé, me refiero… (risas).

M. O sea que lo admite. Bien, acabemos con esto (airea otro papel). Declaración jurada de vecinos suyos que a través del tabique le oyeron gritar (carraspea), leo textualmente: «so puta, te voy a machacar».

I. (Sujetándose la risa) Pero… ¡jaja!, si era una cucaracha, me dan tanto asco que pierdo el control (carcajadas). Esos viejos cotillas del segundo, seguro.

M. (La emprende a martillazos). Ya es suficiente, puede retirarse, descanso de cinco minutos y siguiente caso (Sale en dirección a los aseos).

Semanas después Pánfilo Manso recibió la Resolución de Inhabilitación Perpetua (RIP) para desempeño de cargo público «por antecedentes probados de acoso escolar, sexismo machista, fraude fiscal y violencia de género en grado de tentativa».

Ver Post >
Pesadilla de una noche de verano (III).Noticias breves.
img
Fernando Sáez Aldana | 26-07-2018 | 5:53| 0

(Aparecidas en El País de la Gente, diario oficial del gobierno de la República Plurinacional y Populachera de España, el 14 de marzo de 2022)

Los dos clubes de fútbol masculino finalistas de la Taza (antes Copa) Presidenta de la República, el Existente Madrid y la Efectiva Sociedad, han aceptado la decisión de la Corbata (antes Liga) Federal de Fútbol de disputar el partido en el estadio Pablo Iglesias de Ciudad Cierta, capital del Estado Federado de La Mancha.

Mariano Sáenz Casado, uno de los cinco diputados del Partido Popular en el Congreso, ha sido expulsado del hemiciclo de la Carrera del Primero de Octubre por acoso sexista tras demostrar las cámaras del VAM[1] que dirigió su vista directamente a las nalgas de la Ministra de Sexualidad cuando se dirigía al estrado, precisamente para defender su Ley de Represión del Piropo y la Mirada Rijosos.

La Real Academia Española ha recibido un ultimátum de la Secretaría de Estado para el Lenguaje Inclusivo para que retire del Diccionario las entradas: «hombre público. 1. m. Hombre que tiene presencia e influjo en la vida social» y «mujer pública. 1. f. Prostituta» bajo amenaza de cierre de la institución.

El Gobierno del Estado Federado de La Rioja ha denunciado ante el Tribunal Sinstitucional la declaración unilateral del derecho a la autodeterminación del Consejo Autonómico del Camero Viejo. La portavoza de Presidencia de la República considera el tema un «asunto interno riojano» y confía en que los ejecutivos de Logroño y San Román alcancen un acuerdo basado en el diálogo sin cortapisas.

El Observatorio de Conductas Xenófobas ha solicitado incluir como delitos de odio racista las expresiones «hacer el indio», «engañar como a chinos», «trabajar como negros», «ponerse como un zulú», «ser un gitano» y «hacer judiadas» pero no «hacerse el sueco», «alemán cabeza cuadrada», «flema británica», «más agarrado que un escocés» y «hacer un francés», o «un griego», por provenir de la civilización supremacista blanca.

La alcaldesa de Madrid tampoco permitirá celebrar este año un desfile del Orgullo Hetero por las calles de la capital federal por considerarlo «una clara provocación y exhibición de intolerancia hacia el movimiento LGTB», cuyos miembros y miembras son mayoría en las Cortes y en el Gobierno de la Plurinación.

La consideración judicial como violencia de género de expeler ventosidades en presencia de la parienta ha hundido la demanda de alubia y caparrón y ha disparado la de pisos con terraza o balcón.

Casa Puigdemont, empresa líder en la elaboración de embutido tradicional catalán en el exilio, ha inaugurado otro Fuetgarten en Berlín. Al acto no acudió el embajador de Catalunya porque su dueño no reconoce al gobierno de esta República, de la que sigue considerándose legítimo president.

[1] Videoasistente antimachista

Ver Post >
Pesadilla de una noche de verano (II). El consentimiento.
img
Fernando Sáez Aldana | 19-07-2018 | 6:43| 0

Él tenía treinta y pocos y ella ventimuchos. Los dos mileniales sin compromiso, digitales adictos y practicantes del carpe diem coincidieron aquella noche en un antro de moda donde verse era casi tan difícil como oírse pero solo buscaban marcha y después de la tercera copa la encontraron. Intercambiaron tonterías, se morrearon un poco y abandonaron el tugurio poseídos por el mismo deseo y cogiditos de la mano. Aquel finde él estaba solo en el piso y allí se encaminaron. Ambos sabían a qué pero eso nunca se habla. Ya despelotados en el catre iniciaron el ritual de caricias, susurros, lametones y chupeteos y cuando la cuenta atrás del cohete alcanzaba el punto de no retorno él pegó un respingo, ¡joder, tía, el consentimiento!, encendió la luz, abrió la mesilla y sacó un papel y un boli, anda, léelo y firma aquí antes de que esto se venga abajo. Entre curiosa y perpleja, ella lo acercó a la lamparita para ojearlo:

 

Documento de Consentimiento Informado de Tocamientos (COITO)

Yo, Fulanita de Tal, mayor de edad, con DNI Nº… declaro haber leído el presente documento que me ha presentado Menganito de Cual y consiento en mantener con él una relación sexual incluso completa, asumiendo los siguientes riesgos típicos: insatisfacción (anorgasmia), contraer una enfermedad contagiosa y embarazo no deseado, además del personalizado de gatillazo.

 

En segundos la alcoba pasó de horno a frigorífico, ¡tío, pero de qué vas! ¿qué coño es esto? protestó ella, y a él se le pasó por la cabeza contestarle pues eso, tía, el tuyo, que no es ninguna broma, pero se aguantó también esas ganas, mira, a mí me apetece seguir lo mismo que a ti pero si no firmas hemos terminado, y ella ¡pero tío, no me jodas! y él pues eso es lo que va a pasar si no das tu consentimiento, que no nos conocemos de nada y yo no me arruino la vida por un polvo, es lo que hay, tía.

La tía dijo que no firmaba y le tiró el papel al suelo, el tío lo recogió, lo devolvió al cajón, pues bien que lo siento, tía, y se puso a buscar sus calzones. Ella lo llamó pringao, friki y trolazo entre dientes mientras se vestía pero él se encogió de hombros, y de todo, fingiendo no haberlo oído. Muy cabreada, la chica recogió su bolsito y se largó pegando un portazo que hizo temblar al picadero.

 

(O cómo el Estado metomentodo, en manos de un gobierno ávido de intervenir aún más en la vida y hasta en la cama de la gente, acabará convirtiendo una de las actividades humanas más íntimas y placenteras en una de las más peligrosas y con mayor repercusión pública).

Ver Post >