Creo que aquel día en la comisaría de Cornellá dos seres humanos quedaron atrapados en conflictos vitales divergentes. La víctima de la intolerancia buscó la muerte y al conseguirla nació otra víctima que vivirá en su propia angustia. El ser humano es más frágil que su destino.

Conflicto vital | Entre visillos - Blogs larioja.com

Blogs

María Antonia San Felipe

Entre visillos

Conflicto vital

cornella

 

 

 

 

 

A veces la vida nos lleva a lugares por los que nunca quisimos transitar y nos pone en situaciones límites. A algunos estos caprichos del destino los destruye para siempre, a otros los trastorna y a quienes se ponen en el lugar de los afectados les conmueve intentar comprender el desenlace y a sus protagonistas.

La noticia inicial impacta y más tras conocerse detalles de la investigación. Según ha desvelado la exmujer de Taib, el joven vivía un enorme conflicto interior al no admitir la realidad de su condición sexual que entraba en pugna con sus creencias religiosas musulmanas. Estamos de nuevo ante el recurrente tema de la no aceptación por las religiones de la homosexualidad, negando una realidad que existe desde que el mundo es mundo y cuya cualidad no se elige, la da la naturaleza. Lo que sí hace la religión en condenarla, demonizarla, clasificarla como pecado, catalogarla como enfermedad y reprimirla lo que lleva a muchas personas a sentirse culpables de lo que son, a esconder su condición y en el caso de Taib a buscar la redención a través de la muerte. Por eso Taib escribió una plegaria pidiendo ayuda a su Dios. Probablemente este joven argelino buscaba morir más que matar, pero para conseguir inmolarse como un héroe ante los suyos debía aparentar que era un enviado de ese Dios que, según los radicales, pide como sacrifico morir matando. Este joven quiso disfrazarse de héroe islamista y eligió un objetivo reconocible fácilmente como enemigo, era la forma de transmutar en misión sagrada la confusión vital en la que vivía. Una agente policial acabó con su conflicto interior, lo liberó de su dolor pero, antes que las balas, psicológicamente ya lo había matado la angustia de su propio dilema moral y vital.

En el caso de la agente de los Mossos, la irrupción de Taib en su comisaría la enfrentó a otro conflicto moral, no de la misma naturaleza, pero seguramente con consecuencias psicológicas y vitales para ella. No voy a entrar en la proporcionalidad de la respuesta, solo trato de ponerme en su lugar. Inesperadamente debió hacer frente a una situación límite, en segundos el estrés y la adrenalina se multiplicaron, la mente se le llenó de preguntas que hubo de responder de forma instantánea. ¿Qué debo hacer?, ¿corre riesgo mi vida?, ¿debo dar el alto? Si no retrocede ¿debo usar mi arma reglamentaria? ¿Apunto? ¿Disparo? Tras los disparos, cuando el agresor cae, imagino a la agente desconcertada, desplomada interiormente, sumida en una confusión doliente y dolida, confundida. No creo que acabar con la vida de alguien, aunque sea en defensa propia, sea tan sencillo ni tan inocuo como en las películas que banalizan la violencia.

Creo que aquel día en la comisaría de Cornellá dos seres humanos quedaron atrapados en conflictos vitales divergentes. La víctima de la intolerancia buscó la muerte y al conseguirla nació otra víctima que vivirá en su propia angustia. El ser humano es más frágil que su destino.

María Antonia San Felipe

Sobre el autor

Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado